¿Qué pasa con la orientación sexual y salir del armario durante la adolescencia?

L a adolescencia es un periodo en el que en cierto modo las personas comienzan a separarse de sus padres y familia para comenzar a desarrollar su autonomía. La adolescencia puede ser un período de experimentación, y muchos jóvenes cuestionan sus sentimientos sexuales. Tomar conciencia de sus sentimientos sexuales es una tarea de desarrollo normal de la adolescencia. A veces los adolescentes tienen sentimientos por personas del mismo sexo o experiencias que causan confusión sobre su orientación sexual. Esta confusión parece ir disminuyendo con el tiempo, con resultados diferentes para cada persona.

Algunos adolescentes desean y tienen relaciones con personas del mismo sexo, pero no se identifican como lesbianas, gays y / o bisexuales, a veces debido al estigma asociado con la orientación no heterosexual. Algunos adolescentes tienen sentimientos continuos de atracción hacia el mismo sexo, pero no tienen ninguna actividad sexual o pueden tener relaciones heterosexuales durante diferentes períodos de tiempo. Debido al estigma asociado con la atracción por las personas del mismo sexo, muchos jóvenes sienten esa atracción durante muchos años antes de decidirse de tener relaciones sexuales con personas del mismo sexo o revelar sus atracciones a los demás.

Para algunos jóvenes, este proceso de explorar las atracciones por el mismo sexo conduce a una identidad lesbiana, gay o bisexual. Para algunos, el reconocimiento de la identidad puede llevar a poner fin a la confusión. Cuando estos jóvenes reciben el apoyo de los padres y otras personas, a menudo son capaces de vivir vidas satisfactorias y saludables y se mueven a través del proceso habitual de desarrollo de los adolescentes. Cuanto más joven es la persona cuando reconoce una identidad no heterosexual, menos recursos internos y externos puede tener. Por tanto, los jóvenes que salen del armario temprano necesitan particularmente el apoyo de los padres y otras personas.

Es más probable que las personas jóvenes que se identifican como lesbianas, gays o bisexuales se enfrenten a ciertos problemas, como la intimidación y tener experiencias negativas en la escuela. Estas experiencias se relacionan con resultados negativos, como pensamientos suicidas y actividades de alto riesgo, así como sexo sin protección, uso de alcohol y drogas. Por otra parte, muchos jóvenes lesbianas, gays y bisexuales parecen no tener un mayor nivel de riesgos de salud física y mental. Cuando ocurren problemas, están estrechamente relacionados con las experiencias de prejuicio y discriminación en sus entornos. El apoyo de personas importantes en la vida del adolescente puede proporcionar una contrapartida muy útil contra los prejuicios y la discriminación.

El apoyo de la sociedad

E l apoyo de la familia, en la escuela y la sociedad en general ayuda a reducir los riesgos y fomenta un desarrollo saludable. Los jóvenes necesitan cuidado y apoyo, expectativas razonablemente altas, y el incentivo a participar activamente con sus compañeros. Los jóvenes homosexuales y bisexuales que prosperan a pesar del estrés tienden a ser aquellos que son socialmente competentes, que tienen buenas habilidades de resolución de problemas, que tienen sentido de autonomía y propósitos, y que miran hacia el futuro con optimismo.

En un sentido similar, algunos creen que ciertos jóvenes son homosexuales o bisexuales porque no atienden a los roles de género tradicionales (es decir, las creencias culturales sobre lo que es la apariencia y la conducta “masculina” y “femenina” apropiada ). Independientemente del hecho de que estos jóvenes se identifiquen como homosexuales, se encuentran con los prejuicios y la discriminación basada en la presunción de que son homosexuales. El mejor apoyo para estos jóvenes es un entorno social y escolar que no tolere el lenguaje y el comportamiento discriminatorio.

¿A qué edad se sale del armario?

N o hay una respuesta simple ni absoluta a esta pregunta. Los riesgos y beneficios de los que salen son diferentes para los jóvenes en diferentes circunstancias. Algunos jóvenes viven con familias donde el apoyo a su orientación sexual es clara y estable, estos jóvenes pueden encontrarse con un menor riesgo a salir, incluso a una edad temprana. Los jóvenes que viven en familias con menos apoyo pueden enfrentar más riesgos. Todos los jóvenes que salen del armario pueden sufrir los prejuicios, la discriminación, o incluso la violencia en las escuelas, los grupos sociales, puestos de trabajo y comunidades de fe. Las familias, los amigos, y las escuelas que dan apoyo cumplen un rol importante contra los impactos negativos de estas experiencias.

Lee la guía: Comprensión de la orientación sexual y la homosexualidad